La Agencia Internacional de la Energía define la energía solar como aquella que se puede extraer de la luz solar que llega a la tierra y ser transformada en otras formas de energía útil, como energía térmica o eléctrica.

La luz solar puede ser convertida de manera directa en energía eléctrica, a través de celdas fotovoltaicas o bien en energía calórica a través de equipamiento de concentración solar.

En los sistemas de aprovechamiento térmico, el calor recogido en los colectores solares o concentradores puede destinarse a satisfacer numerosas necesidades como, por ejemplo, obtención de agua caliente para consumo doméstico o industrial, o bien para fines de calefacción, aplicaciones agrícolas, y la producción de electricidad a través de un proceso termoeléctrico.

Por su parte, los Paneles Fotovoltaicos, que constan de un conjunto de celdas solares, se utilizan para la producción de electricidad y constituyen una adecuada solución para el abastecimiento eléctrico tanto en áreas rurales como desérticas, que cuentan con un recurso solar abundante. La electricidad obtenida mediante los sistemas fotovoltaicos puede utilizarse en forma directa, o bien ser almacenada en baterías para utilizarla durante la noche.

Fuente: Internacional Energy Agency

REVISA ESTADÍSTICAS PARA CONOCER ESTADO DE LA ENERGÍA SOLAR

La energía eólica es aquella energía cinética que se encuentra disponible en una masa de aire en movimiento (viento). Según la Administración de Información de la Energía de los EE.UU. esta energía ha sido utilizada por el ser humano desde, al menos, el año 5.000 A.C.

Los aerogeneradores son dispositivos diseñados para transformar la energía cinética del viento en energía eléctrica. Producto de intensas actividades de investigación y desarrollo, su diseño aerodinámico ha tenido importantes variaciones desde sus orígenes a la fecha. En la actualidad, el diseño más común consiste en una turbina de tres palas) montadas sobre una torre. La turbina está acoplada mecánicamente a un generador eléctrico. La cantidad de energía que un aerogenerador puede transformar en electricidad dependerá, además de la velocidad del viento, de la altura de la torre y del largo de sus palas.

Fuente: EIA – U.S. Energy Information Administration

REVISA ESTADÍSTICAS PARA CONOCER ESTADO DE LA ENERGÍA EÓLICA

La bioenergía se define como la energía contenida en la biomasa. La biomasa corresponde a cualquier materia orgánica que esté disponible de manera renovable, tales como residuos de animales, plantas, cultivos o deshechos orgánicos.

Dependiendo de la biomasa que se utilice, la bioenergía puede ser utilizada como energía térmica, a partir de la quema directa, o bien a partir de un proceso de transformación en un combustible gaseoso (biogás) o en un combustible líquido (biocombustible).

Fuente: Agencia Internacional de la Energía

REVISA ESTADÍSTICAS PARA CONOCER ESTADO DE LA BIOENERGÍA

La Asociación Europea de la Energía Oceánica plantea que hay, al menos, cuatro formas de extraer el contenido energético disponible en los mares: tecnología undimotriz, mareomotriz, de gradiente térmico y de gradiente de salinidad.

La tecnología undimotriz extrae energía del movimiento de las olas, de igual forma, la tecnología mareomotriz aprovecha las mareas o corrientes marinas. Por su parte, la tecnología de gradiente térmico aprovecha las diferencias de temperatura entre la superficie y las aguas profundas, y, por último, está la tecnología gradiente de salinidad.

Chile es un país que tiene más de 4.500km de costa y una tradición naval importante, por lo que se estima que la energía de los mares puede jugar un rol, tanto a nivel de provisión de energía a la red como en aplicaciones descentralizadas. Con el propósito de aprovechar estas ventajas, nuestro país ha estado preparando sus capacidades tecnológicas poniendo en marcha una serie de iniciativas público-privadas, que buscan entender mejor el tipo de recurso de recurso y su disponibilidad en el territorio, evaluar los impactos ambientales y sociales, así como también preparar el capital humano necesario para facilitar la implantación de esta tecnología cuando esta esté en condiciones de competir en el mercado.

Fuente: Ocean Energy Europe

REVISA ESTADÍSTICAS PARA CONOCER ESTADO DE LA ENERGÍA DE LOS MARES

La energía eléctrica producida a partir de la energía potencial contenida en un volumen de agua ubicado a una cierta altura se denomina energía hidroeléctrica. En Chile, se utilizan generalmente dos tipos de centrales, de embalse y de pasada.

Las centrales de embalse interrumpen el curso normal de un río con el propósito de controlar la acumulación o liberación del agua almacenada, lo que permite gestionar la cantidad de energía producida. Las centrales de pasada desvían momentáneamente una parte del caudal de un curso de agua, con el propósito de dejarla caer sobre una turbina que produce la electricidad. Una vez terminado el proceso, el agua es devuelta al cauce natural.

La energía hidroeléctrica es renovable y su disponibilidad depende principalmente de los ciclos hidrológicos. Es del caso señalar que la Ley General de Servicios Eléctricos, en su artículo 225, define que serán consideradas como Medios de Generación Renovables No Convencionales, aquellas centrales hidroeléctricas cuya potencia conectada sea inferior o igual a los 20 MW.

REVISA ESTADÍSTICAS PARA CONOCER ESTADO DE LA MINIHIDRO

La energía geotérmica de alta entalpía es aquella en forma de calor que está disponible bajo la superficie terrestre, a profundidades relativamente bajas, producto de la presencia de magma a alta temperatura.

Una forma de extraer esta energía es aprovechar yacimientos de agua o vapor subterráneo que estén cercanos a la fuente de calor.

El calor extraído en la superficie se utiliza para producir vapor a presión que alimenta a una turbina encargada de la producción de electricidad. Finalmente, en las centrales de ciclo cerrado, el agua es reinsertada al yacimiento con el propósito que absorba nuevamente la energía térmica disponible.

Por su parte, la energía geotérmica de baja entalpía aprovecha las propiedades de aislación térmica de la parte más superficial de la corteza terrestre. A unos pocos de metros bajo tierra, la temperatura se mantiene estable durante el año en algunas decenas de grados Celsius. Con el propósito de aprovechar este fenómeno, se instala un circuito de cañerías bajo tierra, y se hace circular lentamente un líquido caloportador que en la superficie está a temperatura ambiente. Independientemente de cuál sea la temperatura ambiente, el líquido, al circular por las cañerías, equilibra siempre su temperatura con de la tierra. Así, si la temperatura ambiente es menor a la del interior de la cañería, entonces el líquido absorbe temperatura, mientras que, si el ambiente tiene una temperatura superior, entonces baja su temperatura.

Existe una gran variedad de formas para aprovechar la geotermia de baja entalpía, tanto para calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria. Una forma que ha probado ser eficiente es el uso de bombas de calor.

REVISA ESTADÍSTICAS PARA CONOCER ESTADO DE LA ENERGÍA GEOTÉRMICA

Los sistemas de almacenamiento de energía no producen energía por sí mismos, sino que permiten absorber energía desde una fuente en un momento determinado, y entregarla en otro momento para su consumo.

Según lo indica el Centro de Sistemas Sustentables, de la Universidad de Michigan, las tecnologías de almacenamiento están siendo desarrolladas, al menos, desde la primera mitad del siglo XIX. No hay una única forma de clasificar los sistemas de almacenamiento, sin embargo, lo más común es hacerlo a partir de la forma de energía que es almacenada. Así, es posible distinguir los sistemas de almacenamiento eléctricos, químicos, electroquímicos, mecánicos, hidráulicos y térmicos.

A la fecha, los sistemas de almacenamiento de energía se han masificado en aplicaciones donde no se requieren altos volúmenes de energía. Sin embargo, la investigación y desarrollo en esta área tomó fuerza, primero con la crisis del petróleo en EE. UU. de los años 70s y, más recientemente, a partir del impulso dado por la industria de la movilidad eléctrica.

Desde la perspectiva de las aplicaciones en la red eléctrica, que requieren grandes volúmenes de energía, los sistemas de almacenamiento más comunes son los de bombeo. Estos emulan la operación de una central hidroeléctrica, ya que utilizan energía eléctrica para bombear grandes volúmenes de agua hacia un depósito ubicado a una cierta altura, almacenando la energía en forma de energía potencial. Para extraer la energía, se deja caer el agua sobre una turbina, la cual está acoplada a un generador eléctrico.

Con los últimos desarrollos tecnológicos, el almacenamiento electroquímico en formas de baterías ha ido aumentando la cantidad de energía almacenable, al mismo tiempo que ha reducido considerablemente sus costos de inversión.

El primer sistema de almacenamiento conectado a la red eléctrica instalado en Chile está en la Subestación Eléctrica Andes, y fue puesto en servicio en 2009.

Fuente: Center for Sustainable Systems (University of Michigan)

REVISA ESTADÍSTICAS PARA CONOCER ESTADO DE DEL ALMACENAMIENTO

Actualidad

Publicado el 01-04-2020
Descarbonización y foco en las personas: las prioridades sustentables tras el Covid-19

Las nuevas formas de trabajar van a cambiar la manera de relacionarse entre empresas y colaboradores. Además, se evidenció más que nunca el impacto del ser humano en el medioambiente, y la ciencia está jugando un rol clave. ¿Qué lecciones sostenibles quedarán después de la pandemia?

Peces nadando en las aguas cristalinas de Venecia o la reducción de cerca de 50% del óxido de nitrógeno (gas de efecto invernadero) en Santiago. Estas son algunas de las postales medioambientales que hemos visto en las últimas semanas producto de la disminución de la actividad humana debido a la cuarentena. Millones de comentarios en las redes sociales hablan de las lecciones que estamos aprendiendo como especie producto del Covid-19.

En este contexto, ¿cuál debería ser la nueva visión de la sustentabilidad por parte de las empresas? Una serie de actores de este sector coinciden en dos conceptos claves: una nueva mirada hacia las personas y una reafirmación del proceso de descarbonización. ‘Lo más importante será poner a las personas en el centro de todas las decisiones que tomemos. Cuidar la salud física y mental de los colaboradores, de uno mismo y de quienes nos rodean, es prioritario’, comenta Marcela Bravo, gerenta general de Acción Empresas, que agrupa a cerca de 140 actores del sector privado.

En una línea similar, Josefa Monge, presidenta de Sistema B Chile (164 empresas) cree que esta pandemia ‘va a acentuar la inequidad, por lo que debemos colaborar globalmente por la resiliencia social y económica de las comunidades’, dice, y enfatiza en que se debe dar un sentido de urgencia a las soluciones colaborativas. De hecho, un efecto inmediato del aislamiento han sido nuevas formas de trabajo. El uso de plataformas de video aumentó en 25% y solo el lunes 16 de marzo el 70% del personal de las grandes compañías comenzó a trabajar a la distancia. Ahora más que nunca ‘hay que gestionar la empresa como un sistema integrado. Conectar las áreas para actuar en un sistema complejo e interdependiente como es la comunidad; ecosistemas y la atmósfera’, indica Reinalina Chavarri, directora Observatorio Sostenibilidad – FEN U.Chile.

Medioambiente

Y mientras la raza humana trata de organizarse de otra forma y ver cómo se recuperará del impacto económico, la pandemia ha abierto también nuevas puertas para la protección del medioambiente, en un año donde el cambio climático sigue aumentando. ‘Es clave seguir con el tema de las bajas emisiones’, dice Alex Godoy, director del Centro de Investigación en Sustentabilidad de la UDD, y continúa: ‘A partir del Covid, hay que aprovechar todos los beneficios que han ocurrido en términos medioambientales.

Bajar la intensidad no sólo para replantearnos los sistemas productivos, sino también para ver cómo se recupera la economía… pero baja en emisiones’. Ricardo Bosshard, director de WWF Chile, coincide con que el trabajo de descarbonización debe seguir, especialmente en el que estaba Chile. ‘Además, países como EEUU y Brasil deberían subirse’, dice. Pero le preocupa que cuando comience la recuperación, el medioambiente pierda prioridad. ‘Hemos tenido la mala experiencia que después de un desastre natural, todo lo avanzado en conservación se pierde por la desesperación de echar a andar rápido la economía.

La tentación de los gobiernos es dejar de lado los estudios de impacto ambiental por generar trabajo’. Para el High Level Champion de la COP25, Gonzalo Muñoz, la crisis que estamos viviendo nos hace como nunca ‘aplicar la ciencia y sentido de urgencia a cada uno de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), tal como lo hemos hecho con la pandemia. Y hemos comprobado que sí se puede’, dice Muñoz.

Con un argumento similar, Dante Pesce, director ejecutivo de Centro Vincular (PUCV) y miembro del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Empresas y DDHH, se pregunta: ‘¿Quiénes han sido más resilientes? Aquellas sociedades donde hay confianza en la ciencia, en los datos, en la evidencia y las instituciones. Donde hay un control social de parte de los ciudadanos o de líderes empresariales. La confianza se construye sobre esos pilares’.

Fuente: La Tercera – Pulso

X